Familia FranciscanaFormación AbiertaNoticiasPrograma de Reeducación Ecológica

El Sínodo de la Amazonía: grito de los empobrecidos y de la “hermana madre tierra”.

Del 6 al 27 de octubre del 2019, se realizó en Roma el Sínodo Especial para la Amazonía, con el tema, “Amazonia: nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral». El rumbo de este Sínodo estuvo en la línea de integrar el caminar de la Iglesia con la ecología integral, este ha sido un contenido reflexivo y testimonial inédito en el caminar de la Iglesia. Es una respuesta a los signos de los tiempos, esto significa, asumir la conflictividad violenta que el sistema económico basado en el modelo de libre mercado, que convierte los bienes de la creación en mercancía, provoca al explotar, contaminar y destruir la Creación. La encíclica Laudato Sí, fue el primer documento oficial de la Iglesia católica dedicado a la Creación. Este primer Sínodo, dedicado al territorio, biodiversidad y población indígena.

La perspectiva de la ortodoxia latinoamericana, marcada por su práctica sinodal y de lectura de fe de la realidad, constatado en las Conferencias realizadas en esta parte del continente americano, como son los documentos de: Medellín (1968), Puebla (1979), Santo Domingo (1992), Aparecida (2007); ha planteado brevemente, la problemática socio-ambiental. Los contenidos vertidos en el documento del Sínodo, expresan las inquietudes que hay en la Iglesia latinoamericana, ante la realidad devastadora que el modelo neoliberal que concreta en el sistema extractivista.

Desde nuestra realidad centroamericana, perteneciente a la gran “patria” de América Latina, coincidimos con los desafíos presentados en este documento sinodal; por eso, resaltemos algunos aspectos que nos dan luz en nuestro caminar como Iglesia.

El Sínodo resalta la realidad martirial en estos territorios, diciendo: “impactó el vía crucis de los mártires de la Amazonía” (1). En estos últimos años en los pueblos de Centroamérica, especialmente en Honduras y Guatemala, el modelo empresarial extractivista, ha generado conflictos socio-ambientales en las comunidades, judicializando, criminalización y asesinando a los defensores y defensoras de los DDHH, ambientales y territoriales[1]. El “martirio”, como lo definimos los cristianos, es una realidad en estas tierras: ser defensor y defensora de la Creación, es un riesgo grande, donde se expone la propia vida en la lucha colectiva por los bienes territoriales[2].

En el Sínodo, se expresó el “drama” que se vive en la defensa y lucha por cuidar el territorio su biodiversidad y patrimonio, “Todos los participantes han expresado una conciencia aguda sobre la dramática situación de destrucción que afecta a la Amazonía. Esto significa la desaparición del territorio y de sus habitantes, especialmente los pueblos indígenas. La selva amazónica es un “corazón biológico” para la tierra cada vez más amenazada” (2);  

Es tan importante “escuchar los gritos” de la Creación, el Sínodo, “destaca la importancia de la escucha de la voz de la Amazonía, movida por el soplo mayor del Espíritu Santo en el grito de la tierra herida y sus habitantes” (3). Este documento invita a ver la realidad de la Creación, con una actitud de fe y discernimiento, teniendo una postura crítica y analítica, cuestionando el modelo de producción y las formas de vida consumistas, siempre inspirados por el modo de actuar de Jesús, marcado en su práctica liberadora (Lc 4,16ss).

Con mucha contundencia el Sínodo, definió el primero capítulo de su documento con el título: AMAZONÍA: DE LA ESCUCHA A LA CONVERSIÓN INTEGRAL. Escuchar, es el primer paso a la conversión ecológica en la Iglesia. Este planteamiento aplica muy bien a nuestra Iglesia que camina por estas tierras: no se puede ser cristiano, menos un líder y obispo, sino se entra en un proceso de sensibilidad, compromiso y solidaridad con las luchas por defender y cuidar el territorio. Bien lo expresó proféticamente Berta Cáceres:

¡Despertemos! ¡Despertemos humanidad! Ya no hay tiempo.

Nuestras conciencias serán sacudidas por el hecho de estar solo contemplando la auto destrucción basada en la depredación capitalista, racista y patriarcal.

El Rio Gualcarque nos ha llamado, así como los demás que están seriamente amenazados en todo el mundo. Debemos acudir. La Madre tierra militarizada, cercada, envenenada donde se violan sistemáticamente derechos elementales nos exige actuar[3].

El Sínodo, planteó que el “buen vivir”, como lo llaman los pueblos del Amazonía, es acorde a la vivencia de las “Bienaventuranzas”; sí el pueblo y la Creación están bien, la vida será más Vida, que es, el sueño del Padre (Jn 10,10); el documento lo concluyó así:

“Se trata de vivir en armonía consigo mismo, con la naturaleza, con los seres humanos y con el ser supremo, ya que hay una intercomunicación entre todo el cosmos, donde no hay excluyentes ni excluidos, y donde podamos forjar un proyecto de vida plena para todos. Tal comprensión de la vida se caracteriza por la conectividad y armonía de relaciones entre el agua, el territorio y la naturaleza, la vida comunitaria y la cultura, Dios y las diversas fuerzas espirituales. Para ellos, ‘buen vivir’ es comprender la centralidad del carácter relacional trascendente de los seres humanos y de la creación, y supone un ‘buen hacer’” (9).

El Sínodo, denuncia las acciones, estructuras y el sistema que destruyen la Creación junto con el pueblo, “Esta única crisis socio-ambiental se reflejó en las escuchas pre-sinodales que señalaron las siguientes amenazas contra la vida: apropiación y privatización de bienes de la naturaleza, como la misma agua… los mega-proyectos no sostenibles (hidroeléctricas,  concesiones forestales, talas masivas, monocultivos, carreteras, hidrovías, ferrocarriles y proyectos mineros y petroleros); la contaminación ocasionada por la industria extractiva y los basureros de las ciudades y, sobre todo, el cambio climático. Son amenazas reales que traen asociadas graves consecuencias sociales: enfermedades derivadas de la contaminación, el narcotráfico…la criminalización y asesinato de líderes y defensores del territorio. Detrás de todo ello están los intereses económicos y políticos de los sectores dominantes, con la complicidad de algunos gobernantes y de algunas autoridades indígenas” (10). Ésta misma realidad depredadora de la Creación, viven los pueblos Centroamericanos.

Otro señalamiento que estamos viviendo igual que en la Amazonía, es la situación de migración por causas del despojo que hacen los invasores, que buscan explotar los territorios indígenas y campesinos, esta realidad de la migración e inmigración forzada, se contempla en estos pueblos; en este sentido el Documento Pos-Sínodo hace bien en denunciar esta situación dramática (# 12-13).

El Sínodo hace una memoria histórica del modelo de colonización violenta y genocida que se utilizó en la conquista en el siglo XVI, donde algunos frailes franciscanos y dominicos, actuaron en la defensa de la dignidad de los pueblos indígenas que habitaban, desde siglos, en esta porción de la CASA COMUN (#15-16).

“La escucha del clamor de la tierra y el grito de los pobres y de los pueblos de la Amazonía con los que caminamos nos llama a una verdadera conversión integral”; si el pueblo de Dios y la jerarquía, no escuchan este doble clamor, no están hoy, desarrollando su acción misionera, por eso el Sínodo plantea que, “una conversión personal y comunitaria que nos compromete a relacionarnos armónicamente con la obra creadora de Dios, que es la “casa común”; una conversión que promueva la creación de estructuras en armonía con el cuidado de la creación” (#17-19).

Bien nos dejó su grito Berta Cáceres: ¡despertemos humanidad!… al igual que tantos hombres y mujeres, que tomaron el compromiso de cuidar y defender la vida en esta CASA COMUN, con su propia Vida. Ésta memoria “martirial”, de vivir al modo de la práctica sanadora y liberadora de Jesús, es un llamado a vivir el sentido y misión de ser Iglesia, en un claro compromiso de cuidar y defender la biodiversidad, el agua y el territorio donde vivimos, donde habitan los pobres de esta historia.

Hasta aquí, una primera reflexión, desde lo concluido en el Sínodo.

René Arturo Flores, OFM


[1] Capturado el 7-11-19. http://www.corteidh.or.cr/tablas/32615.pdf.

mnesty.org/download/Documents/AMR0145622016SPANISH.PDF

[2] capturado el 8-11.19. https://pacifista.tv/notas/lolita-chavez-entrevista-defensores/

[3] capturado el 8-11-19. https://www.xplorhonduras.com/discurso-de-berta-caceres-premio-goldman-2015/